sábado, 14 de junio de 2008

Jardín Japonés







Perdidos entre bonsais y jardines zen, impregandos de un orientalismo cautivante y embriagador, fuimos violentamente devueltos a la triste circunstancia nacional, gracias al relato de un taxista.

Ahora, que pasaron unas horas, los desatinos de una dirigencia ciega de necedad, encandilada por la ilusión del poder absoluto, se deshacen con el viento. Lo único que sé y que guardo es la paz de esos diseños verde ocres. Los jardines de la armonía.



4 comentarios:

Morkelik dijo...

los relatos de los taxistas suelen ser catastroficos de por si. me imagino hoy, tres veces mas.
haces muy bien: quedarte con esa armonia para este fin de semana es una muy buena decision. un beso.

Bloga dijo...

Es verdad Morkelik... Lamentablemente la semana está rolando y cada vez cuesta más concentrarse en la búsqueda de un poquito de armonía.

Beso!

Malen dijo...

Lo bueno es que podés volver a mirar esas fotos cuando necesitas armonia! Besotes

Bloga dijo...

Sí, menos mal! Es tan necesario últimamente Malen...

Te mando un besote!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...