lunes, 26 de mayo de 2008

Noche de sábado

Buenos Aires fresquita, tímidamente iluminada, cruzada por volantes de obras de teatro, por señoras emperifoliadas y señores de perfume y elegante sport. Con bares que invitan a sentarse, a resguardarse y a hablar sin mirar el reloj. La noche huele a Corrientes y Corrientes huele a noche.

Cenar en una mesita para dos, mirándonos a los ojos y elogiando al cocinero. Espiando el frío en el vaivén de unas hojas verdes, al otro lado del vidrio. Acariciarnos las manos y festejar que sea noche, que sea sábado, que estemos así.

Sacristán y Alterio arriba, interpretando la vida desde los últimos peldaños, detrás de enfermedades de muerte. La escenografía discreta, los textos exactos. Y las cabezas girando y los corazones palpitando. Los nuestros, desde el centro de la fila tres. Y desde ahí, a miles de kilómetros, en la Madrid aquélla, en esa charla con Papá, en un abrazo apretado, en las cartas, los días, en la emoción suspendida un instante antes de la palabra que la recorre, la envuelve y la escupe para convertirse en aire o en aplauso.

8 comentarios:

Morkelik dijo...

ay que lindo! me emocione che

Bloga dijo...

Gracias Morke... Cómo va tu pequeñín?

Morkelik dijo...

bien, el bien, la que anda dormida todo el dia soy yo!!! no puedo mas del sueño!!! encima con este frio...

Bloga dijo...

Bueno, entonces si vos tenés sueño, Morkelito/a crece bien. Tapate hasta el cuello y dormí tranquila!

Rosario Diaz Araujo dijo...

Me encantó tu relato. Parece verlos ahí. Que nostalgia!

Bloga dijo...

Gracias Rosario! Te mando un beso.

Luciano dijo...

Ya te tengo capturada así se cuando actualizas el blog.

El relato, el recuerdo, la emoción, hermoso.

Bloga dijo...

Motonet, capturada me quedo pues.

Gracias, un besito!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...