lunes, 31 de diciembre de 2012

jueves, 27 de diciembre de 2012

viernes, 21 de diciembre de 2012

Cookies navideñas

Ayer nos despachamos unas galletitas bien navideñas, que desde hacía rato llamaban a mi mente repostera, ocupada últimamente en otros quehaceres, pero que, con rapidez y obediencia, se dejó llevar y puso manos a la masa.

La receta de las galles es:

270 g harina 0000
1 cucharada de polvo para hornear
(Si lo hacen con harina leudante, no necesitan el polvo)
1 pizca de sal
125 g manteca
100 g de azúcar
1 huevo
1 cucharada de extracto de vainilla

Batimos la manteca a temperatura ambiente junto con el azúcar hasta cremar, agregamos el huevo, la esencia, integramos bien. Por otro lado, tamizamos la harina con el polvo de hornear y la pizca de sal y se la agregamos a la mezcla. Unirmos primero con espátula, después en mesada amasamos lo suficiente como para lograr una masa homogénea y la llevamos, envuelta en film, a descansar por lo menos media hora en heladera.

Mientras podemos ir haciendo el glasé para la deco:
1 clara de huevo
1 chorrito de jugo de limón
250 azúcar impalpable

Batimos a mano hasta espumar, pero sin llegar a nieve, la clara con el jugo de limón. Le agregamos el azúcar impalpable (tamizada sí o sí, muy importante para evitar los grumos!) de a poco y vamos revolviendo, mezclando con una cuchara de metal o de madera (no con batidor). La idea es que quede la consistencia de dentífrico, que cuando hagamos una figura en el bowl, quede, no se diluya con el resto. Una vez que lo tenemos en este punto, es la hora de agregar los colorantes que queramos. En este caso, bien navideños, dejé blanco y sólo usé colorantes rojo y verde. Una vez logrados, los mandé a la heladera en pequeños tuppers y fue el momento de sacar la masa de la heladera y empezar a estirar y cortar las cookies.

Después de estirar con palo de amasar y cortarlas, fueron a una placa de horno rociada con spray vegetal apenas, unos 15 minutos. Las dejé enfriar y nos dedicamos a la decoración con el glasé y unas bolitas plateadas y algo de granas para los muñequitos de jenjibre.

No se van a arrepentir si las hacen, hay elogios asegurados!

miércoles, 19 de diciembre de 2012

lunes, 3 de diciembre de 2012

Tan afuera...

Así como viene, voy a  volcar hoy mis sensaciones. Por ser 5.12 de un lunes, no se me pida más.

Este fin de semana fue atípico. Tuve que asistir a una convención de la compañía que me emplea que fue más un lavado de cerebro, hueco y sin sentido (o sin otro sentido que lo primeramente expresado), que lo prometido desde el anuncio: los lineamientos de Telefe de aquí al 2020. Los power point iban pasando y los señores y señoras desarrollando la misma perorata una y otra vez, diría que salvo los matices de acento de los españoles (por su parte, ya bastante argentinizados), no se destacó nada. Y cuando digo nada, quiero decir eso: nada. Palabras que se repetían y se sobresaltaban entre sí, seguramente absortas ante tanto manoseo descorazonado. De vez en cuando, asomaba algún video como para que la audiencia no se durmiera o los que lo hacían, se sobrevaltoron

Innovación-Multiplataforma-Monetización-Comunicación-7D-Obsolescencia tecnológica (ja, si lo sabremos nosotros!)-

Y una vez yo me sentí tan afuera... Fuera de la corporación, fuera del grupo, fuera del ámbito, fuera de las promesas y los apretujones, de las multitudes y los conglomerados, fuera de los augurios ajenos y muy pero muy afuera del malón que se abalanzaba sobre las carnes y los panes a la salida. Dejé a las fieras desgarradoras y me fui, como quien se desvanece, en busca de Albert que ya había llegado hasta el fin del mundo a rescatarme.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...