domingo, 30 de octubre de 2011

Alfombra


Dixit

Linda la teta de mamá... para tomar.

martes, 25 de octubre de 2011

Al horno

Este fin de semana, siguiendo con la pequeña ama de casa cocinera que me invade, improvisé un calzone, con una masa que había amasado unos días atrás y que constaba de queso parmesano rallado, un poco de romero y semillas de sésamo con tomillo, sumados a sus habituales harina integral, aceite de oliva, sal, azúcar y la fermentada amiga.

Adentro, un rico jamón cocido, queso port salut y huevo duro. No tenía nada más, pero unas aceitunas o pimientos rojos le hubieran quedado de maravillas. Sin embargo, quedó para chuparse los dedos...

En la misma amasada, el pancito dulce quedó también interesante... le agregué ciruelas pasa y nueces de pecán, además de miel, todo eso a la masa madre de harina integral + harina 0000, toque de azúcar y poca sal, aceite vegetal, más la levadura mágica. Elogios varios y orgullo propio de panadera empecinada.

Recordaba mis años por España, la mayoría de ellos, sin horno. Y la emoción del departamento que alquilamos con Al en el idílico y serrano Parque Azul, de Colmenarejo. ¡Tenía horno! Claro que cuando lo abrimos y descubrimos que estaba tan sucio, pasamos refregándolo dos días con limpia hornos y peleando cabeza a cabeza con el olor a grasa y los lamparones, que se agarraban con uñas y dientes. Tanto que yo creo que nunca lo usamos porque a pesar de haber quedado impecable, en nuestro recuerdo aún olía a viejas grasas.

martes, 18 de octubre de 2011

Iván crece


Está tan contento con su sillita nueva, la acerca a la mesita ratona y pide que le encienda "la compu de mamá" y se pone "a trabajar" con el mouse incluído, en mi laptop.
Cuando se va con otros, vuelve con el relato. Los otros, en este caso, fueron su abuela, su tío y su primo de 10 años y fueron a unas cuadras a comprar sandwichitos de miga. Y cuando volvió dijo: "A tomar agüita", al tiempo que manoteaba su vasito antivuelco.
El otro día topamos con un señor disfrazado de Mickey, realmente feo. Y cuando salimos del shopping, dijo "Mickey, a puta pariós". Claro, no le gustó ni medio y dio su veredicto final.
Le gustan las nueces, las manzanas, las pastas, el arroz, el atún, el chocolate, mucho, mucho pero lo que más le gusta y lo que ama a morir es la teta de mamá. A continuación, algunas de las frases más destacadas al respecto:

--Abrilo... el conpiño
--A sacar la teta
--teta-túúú
--Un poquito e teta.
Esta última es cuando me sorprende cambiándome o secándome después del baño y me pide unos traguitos de cada una, así de parado nomás. Teta al paso.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Reposteros

Iván degustando mi primera cheese cake


Iván a punto de degustar mi primer muffin

martes, 4 de octubre de 2011

Parque

Cosas que pasan mientras deberíamos estar durmiendo

Los remolinos del piso 11 y un ruido a campanazo seco de algo que choca contra la baranda del balcón. Luego de dos incursiones de Al y tras despejar el área de balde, primero y triciclo, finalmente (dos elementos altamente sospechosos), los campanazos siguen. Esporádicos, caprichosos, justo como para mantener el vilo de una cabeza que, entre otras cosas, delira con un título de novela: "La hora del mártir".

Nueva nota mental: título de novela, que va haciéndose lugar entre el repaso de la lista del supermercado de mañana, la agenda semanal que incluye baño de Bauch, búsqueda de empleada doméstica, esa imagen del recital de Lenny que nos pasó canal 7 y que da penita de calidad, la carita de felicidad de los dos cuando nos reencontramos... Ese inevitable racconto del día.

Los pasos del vecino de arriba registrados en algún momento de la madrugada, y el campanazo que no volvió más, pero aún esa semi vigilia del que pretende no ser sobresaltado otra vez y entonces nunca logra descansar completamente.

Y en medio de esos vericuentos que pueblan la noche, alimento a Iván y llega por fin el sueño, un rato antes de que suene el despertador del martes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...