viernes, 29 de abril de 2011

Pequeñeces en viernes

Iván dice AMPA, y señala el Ipad.
El mundo fisgonea a los herederos de la Corona británica.
Eco me regala buena prosa y eso se agradece.
Los sindicalistas y sus súbditos enchastran la ciudad.
Que caiga la lluvia de una puñetera vez.

sábado, 23 de abril de 2011

Cocinando

Empanada gallega y pan blanco con mix de semillas.

Para la empanada gallega, si tienen ganas de hacer la masa, vale la pena y de paso se descargan.
Harina: 500 g
Huevos: 4
Levadura: 25 g
Manteca pomada: 150 g
Para el fermento o esponja de la levadura: harina 1 cdita y azúcar 1 cdita.

Para el relleno:
cebolla grande: 1 (o 2 chiquitas)
Tomate concasse: 4
Pimiento rojo: 1
Atún: 4 latas (yo usé al agua pero al aceite va a salir más sobroso)
Aceitunas verdes: 20 unidades (en mi caso las omití, pero lleva)
Laurel: 1 hoja
Pimentón dulce: 1 cdita.
Sal pimienta y aceite para el salteadito

Manos a la obra:
Se disuelve la levadura con agua, más el azúcar y la harina y se deja levar unos 10 a 15 minutos.
En un bowl va la harina y forman un hueco en el medio donde agregan sal, levadura, manteca pomada y los huevos. Yo uní todo directamente con las manos, pueden ayudarse con un cornet o algún otro utensilio. Amasan un rato y se deja reposar en lugar cálido hasta que dobla su volumen.
Después se corta la masa a la mitad y se estira con un palo de amasar para colocarla en placa o asadera para el horno, reservan la otra mitad.

Para el relleno cortan las verduras en brunoise y las saltean con el aceite que más les guste en una sartén bien caliente. Cuando está todo transparente, se le agrega la hojita de laurel, el pimentón y por último el atún, se mezclan todos los ingredientes y se cocina unos 10 a 15 minutos ya con fuego más bajo.

Para el armado, se rellena la masa con la preparación atunera y se cubre con la mitad reservada. Yo pincelé con huevo para darle lindo color dorado y antes le hice los pinchazos con tenedor a la masa (muy importante para que no se haga un globo aerostático!) y le agregué un mix de semillas (de lino, chía, girasol, sésamo). El horno va a 180º por unos 35 minutos aprox. (la van espiando hasta que la vean linda y la huelan mejor).

Y eso es todo! Mi freezer acusa una buena parte aún, por eso tengan en cuenta que estas cantidades son como para unas diez personas o para comer bien y congelar.

Bon appetit!

domingo, 17 de abril de 2011

jueves, 14 de abril de 2011

Llueve

Llueve y los autos persiguen las gotas hasta el ojo rojo de la esquina.
Llueve y se presume la tierra gustosa, muy lejos de acá.
Llueve y mi niño descubre el agua extasiado a través de la ventana.
Llueve y se mojan los sueños de los que ya no sueñan.
Llueve y se empaña un poco el alma, pero está bien.

Llueve y es jueves y nada pasa. Y todo.

lunes, 11 de abril de 2011

Invasión guaraní


Hace meses que padecemos un atormentador concierto de martillazos, sierras, taladros, martillos neumáticos y gritos del más grueso calibre guaraní.

Es así y no puedo evitarlo, se me hace agua a la boca de pensar en la guerra de la triple alianza contra Paraguay...

Y para ponerlo en números, en los próximos seis meses van a inaugurarse 320 mil metros cuadrados sólo en el barrio de Caballito que, de ser habitados todos ellos simultáneamente, hablaríamos de 16 mil nuevas personas. Así, de golpe y sin porrazo, simplemente con escritura y/o contrato de alquiler en mano. Sí, con eso y con valijas, ropa, platos, zapatos, música, autos, perros, niños, máquinas y desechos, oh merde, merde, merde y no es la de los artistas de teatro, ni por aproximación. Y olvidate de dejar el auto ni medio minuto estacionado en la calle. Infierno de obra ahora y desafortunada superpoblación a futuro.

Domingo campestre

Sabias palabras las del otrora flaco e inspirado Charly, que rezaban "Me voy al campo a descansar...". Ayer nos pegamos un lindo circuito que incluyó parrilla rutera en Cañuelas, ya de vuelta al terruño asfáltico porteño, rondas por Lobos y su laguna y casi General Las Heras (esos accesos de tierra, oh de nuestro sensible cubre-carter!). Total, que Iván y Bauch disfrutaron como locos del pasto regado con hojas doradas de un incipiente otoño y agua próxima, aunque de cristalina tuviera poco o nada, la laguna de la lobería. Muchos pescadores, olor a asadito, familias compartiendo mates y un sol que atraía y derramaba luz bonita para el alma. "Acá hay muchas vacas, tiene que haber buenas parrillas", coligió no sin principio de razón Albert y en la ruta, nos dejamos tentar por un señor con aspecto gauchesco que, al movimiento insinuante del brazo y su prolongación convertido en trapo, nos ofrecía pasar. Cuando les dijimos que no comíamos achuras, ni morcilla nos miraron casi más raro que cuando les pedimos una mesa afuera porque íbamos con Bauch... Nos sirvieron una ración de vacío que a pesar de las constantes masticadas, se dejaba ir más o menos amenamente (por mi parte, gracias a la ayuda de Bauch, todo hay que decirlo). Antes, la empanadita semi dulce y muy frita de entrada fue tan prometedora como insalubre, pero pasa como ciertas películas: un comienzo promisorio y un franco deterioro en el devenir... (Cualquier semejanza con la vida real es pura coincidencia). En fin, fue un bello domingo de familia.

miércoles, 6 de abril de 2011

Zanahoria y chocolate


Entre teta y teta, algunas (otras) tentaciones.

viernes, 1 de abril de 2011

Entre mocos

Tras un parate forzado por los mocos, estamos otra vez de nuevo en el ruedo. Iván está con ronqueras y carrasperas ocasionales que hacen más cómico su hablar incipiente. Hoy dijo "Buen día", lo repitió después de oirlo y unas cuántas veces más. Mocos todavía hay dando vueltas, pero la masa fue evacuada, según creo y espero. Por primera vez entregué un certificado médico a nombre de mi hijo, en mi trabajo y por primera vez me dieron esos días para estar con él, para acompañarlo, para mimarlo y ayudarlo a liquidar el malestar físico. Más mamero que nunca, esos días lo único que quería era "apa" (upa) y "teta-teta-teta". Los ojitos enrojecidos y los mocos asomando y siendo limpiados y otra vez asomando y estornudos y unas décimas de fiebre. Su pediatra le recetó ibuprofeno pediátrico cuando se sintiera mal o con fiebre y unas gotitas descongestivas. Ahí anda mi bebe grande. Y su madre desde ayer, de vuelta al curro, tratándose de poner al día y de nuevo la divisón permanente de hogar/oficina. Las habas de ayer fueron un manjarete. Estamos evaluando la posibilidad de ir a ver a Sabina al Luna. Esas cosas...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...