martes, 30 de noviembre de 2010

Punset y Madrid

Eduard Punset dice en un artículo que la gente invierte más en el auto que en su propio hijo. Punset suele sorprendernos con aseveraciones como esas y hacer que nos preguntemos sobre la crianza, el amor, las emociones y hasta el suspiro que un minuto antes se nos fue.

Me iría al Fnac de Callao a comprarme "El viaje al poder de la mente", su último libro y lo empezaría a morder en Rodilla, hojeándome un sandwich de queso azul y membrillo. Después, me dejaría llevar por la Gran Vía, rumbo a Plaza de España para sorprenderme con un rayo de sol tentador reluciendo la punta de algún banquito. En Ventura Rodríguez, miraría para la izquierda y pensaría en un bisabuelo nacido entre esas piedras. Cruzaría Princesa para chequear la vidriera del Corte Inglés y me estiraría hasta Moncloa, a oler smog de buses y estudiantes alborotados.

Hay días, como estos, en los que Madrid me lleva.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Cumpleaños como MAMÁ


Frente a mi vela bengala número 35, tus ojitos de sorpresa fueron mi mejor regalo.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Retroalimentación


Hijo mío

Instinto puro
De amor y nutrición
De pasión sin desdén
El tiempo todo.

Carne de mi carne
Suave como las nubes
Que sin tocarlas, las toco
A través de tu piel.

Cuando me voy y te dejo
Me quedo con vos, en parte
Desgrano soledades por ahí
Y me voy tan una.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sueltos mañaneros

Golpeo el pensamiento que se arremolina
contra sombras escuálidas de terciopelo viejo
Vanaglorio trazos ajenos
de iniquidades de carne y hueso.
***

Sin labios para besar
ni bocas que alimentar
ni dientes para morder
sin lengua para saborear.
***

El límite es un borde rojo
que destella naranjas
inaugurando un horizonte
de nueva luz de vida.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...