lunes, 16 de noviembre de 2009

De causas y consecuencias

Un señor muestra la península ibérica cubierta de nubes.
Y sobre mí, llueven los recuerdos de mi vida peninsular.
Lo reído, recorrido, bebido,
sobre lo aprendido, lo no olvidado,
sobre lo sufrido y lo adorado.

Y ahora, a poco de arremeter nuestra multiplicidad,
agradezco a aquellas geografías
por el brillo que salta cada noche del fondo de tus ojos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...