viernes, 20 de febrero de 2009

Lecturas

Intrincados vericuetos despiertan algunas lecturas... Como las que me provoca el bueno de Auster con este hombre en la oscuridad. Los idas y vueltas entre la vida del protagonista y la de su personaje, Owen Brick, de quien propone una historia, en apariencia inventada por el protagonista de la historia, da la noción de mamushka literaria.

Y así, mientras el viejo liciado, da cuenta de una viudez incipiente y dolorosa, busca refugio en su protagonista y en una historia que de a poco va fagocitándose a la de su propio relator, a fuerza de vigor, suspenso y dramatismo en su justa dosis.

Siempre quise leer a Auster y entre tanto vivido y tanto leído, por fin cayó en mis garras, presente de mi sempiterno enamorado.

6 comentarios:

Yorick dijo...

:) Y los presentes que faltan...

Morkelik dijo...

los libros nos llegan justo cuando tienen que llegarnos.

Malen dijo...

Voy acumulando libros para leer, gracias! Te mando un beso

Bloga dijo...

Te adoro

Bloga dijo...

Es así, Morke! Y lo bien que me está haciendo este Paul en este momento... ni te cuento! Muchos besos a Pedri y a vos, otro!

Bloga dijo...

Malen, yo también acumulo pero voy evacuando, más que nada para que no se atasquen :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...