viernes, 31 de octubre de 2008

Breves y desconsolados

No sé qué hipotéticas historias atravesadas y amontonadas como hojas secas, se volvieron un gran signo de interrogación sobre mis hombros. No sé cómo fue, ni cuándo empezó. Pero desde la incertidumbre, me saludan airosas.

A veces el dolor atraviesa la carne y el ojo soprendido se exaspera buscando heridas que no se ven.

Cotidianas, como la vista desde mi balcón. Sólo que la mirada nunca es la misma.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Hijo

Preexistencia de nosotros
Amor multiplicado y rebrotado.
Amor de dos para uno solo.
Ser de dos sangres e infinitas luces.

Estás en el gran espacio sin tiempo
en la liquidez más dulce.
Brillo entre tinieblas.

lunes, 13 de octubre de 2008

Días felices

De tanto no fichar, no escuchar, no hacer, no delegar, no proponer, no archivar, no editar, no mirar, no planear, no grabar, no teclear, no... recuperé mi vida. Y los minutos pasaron sin mi menor consentimiento, sin espiarlos siquiera. Es increíble cómo pasa el tiempo cuando no lo estamos viendo pasar. Y todo fue reir y besar y soñar y comer y pasear y... recuperé mi libertad. Eso sí: bajo fianza. Hoy ando de feriado otra vez como animalito ordenado y eficaz en su ruedita que da vueltas.

Agradecimientos:
A María, la del arrabal en la voz de Zenco y al sempiterno Ferrer por sus recitados mágicos.
A Bauch, que nos encariñó las horas.
A la lluvia, que en su justa medida, cayó.
A la gripe, después de todo...
A vos...

viernes, 10 de octubre de 2008

De colores y resfríos

--¿De qué color las flemas?--, preguntó el doc de guardia.
Ante la respuesta de rigor, se me ocurrió el "verde flema" para los colores de esta primaver/verano. Porque los colores ya no son los de antes. Azul, rojo, rosa, amarillo, verde, negro... Ya no. Ahora vienen infinitas gamas seguidas de sus primorosos sustantivos. Los adorables rosa dior, rosa chicle, verde lima, champgane, sólo por mentar algunos.

¿Por qué nadie se atreve a jugar con los marrones, por ejemplo? Llamándolos por su nombre y su correspondiente sustantivo. Caqui, beige, café y hasta camel, entre un sin fin de eufemismos para evitar la mención del poco reputado marrón.

En fin, la gente anda como loca por la calle, llena de flores y fucsias en los pies. Mientras, yo me pregunto dónde podré conseguir una linda remerita color verde flema.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...