domingo, 29 de junio de 2008

miércoles, 25 de junio de 2008

sábado, 14 de junio de 2008

Jardín Japonés







Perdidos entre bonsais y jardines zen, impregandos de un orientalismo cautivante y embriagador, fuimos violentamente devueltos a la triste circunstancia nacional, gracias al relato de un taxista.

Ahora, que pasaron unas horas, los desatinos de una dirigencia ciega de necedad, encandilada por la ilusión del poder absoluto, se deshacen con el viento. Lo único que sé y que guardo es la paz de esos diseños verde ocres. Los jardines de la armonía.



domingo, 8 de junio de 2008

Camino a Plaza Cataluñ(y)a








A pie y con cámara en mano, el cielo generoso en escala de grises, hicimos el trayecto hacia Plaza Cataluña, desde Córdoba y 9 de Julio, precisamente hasta Cerrito y Arroyo. Una tarde de domingo por el Centro es un grito de silencio que emerge en las esquinas y se acurruca en el borde de los sentidos. Al llegar a casa, las bocinas de los autos nos informaron que River había salido campeón, a pesar de las críticas, a pesar de la prensa y, hasta incluso, a pesar del fútbol. Pero eso ya es el plano de la realidad y este domingo por el centro había sido algo muy diferente. Otra cosa.

martes, 3 de junio de 2008

(Mini) relatos

La vio pararse ahí, tan lejos y tan nítida en la pupila. Alta, un tanto desgarbada y con ese aire de despiste y renuncia que hace que todos los males sean menores y cada triunfo, un festejo.


Cuando lo miraba entendía tantas cosas. Delirios de lucidez que subían por las sienes y mancillaban una que otra media idea, para hacerse un lugar. Y ahí se depositaban, pero no como sedimentos de lodo, sino como movimientos irreverentes, pulsiones sincopadas. Intrépidos pensamientos.


--Qué vuelvan las horas de reloj quieto y los párrafos agraciados.


Sabía que esos pies de huella errante eran el principio de su fin.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...