lunes, 26 de mayo de 2008

Noche de sábado

Buenos Aires fresquita, tímidamente iluminada, cruzada por volantes de obras de teatro, por señoras emperifoliadas y señores de perfume y elegante sport. Con bares que invitan a sentarse, a resguardarse y a hablar sin mirar el reloj. La noche huele a Corrientes y Corrientes huele a noche.

Cenar en una mesita para dos, mirándonos a los ojos y elogiando al cocinero. Espiando el frío en el vaivén de unas hojas verdes, al otro lado del vidrio. Acariciarnos las manos y festejar que sea noche, que sea sábado, que estemos así.

Sacristán y Alterio arriba, interpretando la vida desde los últimos peldaños, detrás de enfermedades de muerte. La escenografía discreta, los textos exactos. Y las cabezas girando y los corazones palpitando. Los nuestros, desde el centro de la fila tres. Y desde ahí, a miles de kilómetros, en la Madrid aquélla, en esa charla con Papá, en un abrazo apretado, en las cartas, los días, en la emoción suspendida un instante antes de la palabra que la recorre, la envuelve y la escupe para convertirse en aire o en aplauso.

jueves, 22 de mayo de 2008

lunes, 19 de mayo de 2008

viernes, 16 de mayo de 2008

Presupuesto de ilusiones

Hoy nos completaron el presupuesto para amueblar nuestro casi desértico departamento. Faltaba la biblioteca, que también será mueble de TV y vajillero y de todo un poco. Pensaba en la ilusión de ir equipándonos. En nuestro piso de la sierra de Madrid que poblamos con Ikea, pintura y unos estantes blancos hermosos, hechos por Al, ubicados en un nichito del gran salón blanco. Pensaba que cada vez me gusta más pensar en diseño, mirar páginas y revistas, plasmar ideas en gráficos que yo sola entiendo y que están fuera de escala, fuera de foco y fuera de cualquier cosa que no sea mi cabeza.

También me gusta ir haciendo listas con lo que nos falta, en mi libreta de turno, con todos los detalles de rigor: medidas, precios, colores, ideas, preguntas, opciones.

Por estos días sueño con lustres robles, laca poliuretánica y centímetros de profundidad... el adiós a las cajas llama a mi puerta.

martes, 13 de mayo de 2008

Cosas de mujeres

  • Dolores internos que afectan el normal desarollo de...
  • Las propagandas de los analgésicos femeninos mienten. Mienten con patas, descaradamente.
  • Ganas de dormir por siglos y al despertar tener la cara impecable.
  • Así como los ciclos de la naturaleza son, por momentos, entrañables; hay meses que los ciclos personales pugnan por alcanzar el concepto opuesto. Es como si en medio de un apacible y dorado otoño, recalcitraran 40 grados, así de golpe, porrazo. Y con 100% de humedad.
  • Probables paliativos: abrazos apretados, ramito de flores silvestres, rutina en slow.
  • Al fin y al cabo somos algo más que un puñado de hormonas descarriadas.
  • ¿O no?

martes, 6 de mayo de 2008

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...