martes, 15 de abril de 2008

En casa


Esta licencia de dos días que me regaló un estado gripal por demás soportable, hizo que me reencontrara con lo que más quiero. Salir a comprar libros con Al, mirar el atardecer por el balcón escuchando a Jobim y olvidarme de las alarmas del celular.

También hubo de lo otro: trámites bancarios, múltiples tareas hogareñas... pequeño precio que, supongo, ha de pagarse ante cada caramelo. Pero incluso esos compromisos que se consumen tiranizados por las agujas incesantes, me resultaron en estos días, un recorrido anecdótico y hasta una experiencia singular.

Cine: vimos anoche Camarón, excelente peli sobre la vida del gaditano más gitano y más genial. Volando voy, volando vengo y olé.


4 comentarios:

Morkelik dijo...

un poco de hogar reconforta no???
che buenos libros, me encanta woody allen. y la peli no la conocia, la voy a ver.

Bloga dijo...

Hogar dulce. Los cuentos de Allen son tan disparatados como sus pelis. O más.

Mirate la peli, altamente recomendable. Si te gusta el flamenquito, mucho mejor!

Luciano dijo...

A mi el flamenco no me va, pero todo el resto si. Que lindo.

Galmaran dijo...

See Please Here

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...