viernes, 29 de febrero de 2008

De reencuentros

Como corrientes que te llevan y te traen, me gusta pensar así la amistad. No como un compartimento estanco, como una agenda llena de citas y conmemoraciones, de encuentros puntuales y desencuentros nulos.

Hoy me reencontré con una amiga que no veía desde hacía más de 8 años. Probablemente, más aún. Y recorrer los últimos años de nuestras vidas, así desordenada y efusivamente, fue como un torbellino de esos que te dejan pensando. En tu historia, en la del otro, en el punto en el que se juntan y se crea algo: un momento, una sonrisa, un abrazo.

Todas las calles que crucé hasta volver a verla me habrán hecho otra. O tal vez la misma más cruzada. No lo sé. Pero me quedo con la placidez de su beba esbozando las primeras sonrisas mientras las dos nos interrumpimos y nos miramos y nos reimos.

martes, 19 de febrero de 2008

Cubita



Dedicado a todos los cubanos y cubanas que he leído y querido. Y a los otros también.



Hoy fue un día histórico en Cuba. Por primera vez en 49 años, Fidel Castro, ha renunciado a ejercer el poder. Al menos, en el plano formal que exige la presidencia del Partido Comunista, el único legal en la Isla también desde hace casi medio siglo.

Me cuesta hablar desde la distancia prudencial recomendada, sin caer en la vulgaridad (falaz, por cierto) de llamarla objetividad. La proximidad con Cuba y con su gente ha sido en mi vida una constante. En escenarios diversos, incluyendo la bella isla. Pero también en Argentina y en España. El contacto directo con su pulso, a veces con mayor asiduidad que otras, hace que esta noticia de hoy me devuelva imagénes, como instantáneas que acuden a mi cabeza y también a mi corazón.

Aquella canción de Sabina y Pablito (Milanés), en la Plaza de la Revolución en un 28 de enero de 1995, la visita a la tumba de José Martí, sabiamente interrumpida por unos pioneritos santiagueros (alumnos de primaria) que sofocaron la charla de los guías con anécdotas locales. Las olas furiosas escupiendo sobre el Malecón bajo un cielo de plomo. Y charlas y encuentros y confesiones y sueños.

Uno de esos sueños tal vez empiece hoy a tornarse un hecho. De a poco y en paz. Con la pícara sabiduría de su gente y la colaboración desinteresada de sus vecinos.


lunes, 18 de febrero de 2008

Lunes, en voz alta

Hacía mucho tiempo que no veía llover. O era que no le prestaba atención al fenómeno. Tal vez cuando la lluvia se convirtió en un estorbo que reclamaba paraguas y techos y no una imagen romántica detras de la ventana.

Del otro lado de la vigilia, en esos sueños por las noches (¿o acaso en las siestas?) de los que se despertaba confusa y feliz. Sin saber por qué. Luego el día transcurría prolijo y encaminado y la certidumbre de cada acto situaba al sueño en un punto cada vez más lejano de la memoria.

--Y la permanente noción de perder un poco de conciencia frente a hechos trascendentes.

Como cuando te fuiste de casa o del país o te alejaste de tal o cual persona. Esa sensación de libertad, de ligereza embriagadora, de plumita flotadora y feliz.

Si lo difícil es el día a día, cada segundo aplastanto al próximo. Que sepulta y reverdece al precedente. Lo demás llega cuando quiere. Y probablemente lo construyan otras manos.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Enamorada

Desangelado paso del minuto tras las esfera
Muchedumbres de pánico y hueso
Murmullos de animada ausencia

Y el barro primero y la forma y el ser
Horizontes de luces naranjas
Huellas de nieve en retirada

Qué más da
Quién da más

Te siento conmigo y eso me basta
Te tengo conmigo y eso me calma

martes, 12 de febrero de 2008

De vuelta



La autovía 2 desde el parabrisas. A cielo abierto, pasto y vacas sobre el horizonte y a la orilla de una ruta semi desierta.


Bauch, hidalgo viajero, disfrutó demás de sus primeras vacaciones. En la playa se ganó la confianza de la liberación de las correas y corrió, cavó pozos y se asustó con el oleaje en la orilla del mar. Una verdadera gloria.

Se sucedieron unos cuantos hurtos para mitigar el tiempo hostil. Ojotas, papeles, huevos, imanes de heladera, entre los objetos más destacados. La ñata contra el vidrio, del otro lado de la lluvia.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...