jueves, 15 de marzo de 2007

At work

Comete esa manzana, que te mira desde el estante gris, entre papeles amontonados y discos y casetes y algún que otro sueño que quedó dormido un miércoles a las 6 y 10. "Es un cadáver político, polvo cósmico". Hay que hace una cola de Macri-candidato. PC Remote! VSN 3. Buenas noches, país. P-2055. Grabar el aire! A qué hora vamos hoy? Dame el crudo de Chávez en Ferro. Roger Waters-compacto. Fuck off, desconectá, apagá y vámonos a bloguear un rato. Así, sin compromiso, sin edición, sin neurona, casi como si estuvieras laburando.

En tránsito

Hacer una valija es mucho más que guardar trapos en un lugar. No sé bien qué es, pero además del acto puntual y más o menos mecánico, se agrega cada vez una carga nueva tan potente. Esperanzas a estrenar que no pagan asiento y viajan desde antes del despegue. Aterrizajes forzosos de emociones que se estremecen de golpe y se cierran y abren y vuelven a abrirse. Atravesar hemisferios como quien se adueña del tiempo, como quien abarca el espacio que hay del otro lado, cuando siempre es "el otro lado".
"Su atención, por favor...", vida y viaje son la misma cosa, pero a veces lo disimulan para que uno ande comprando pasajes por ahí.

sábado, 10 de marzo de 2007

Larga distancia

Nos hacemos un Skype, amor?
Resumiendo, que tengo unas ganas de ti que no me las quita ni dios...

(A quien [no] corresponda: Perdón por la híper subjetividad de este texto).

martes, 6 de marzo de 2007

Por eso

Resucitar cien veces
hasta descifrar la trama.

Intentar el mar
con sólo pensarte.

Elucubrar misterios
de latitudes sin pasos.

Por eso sigo
Por eso voy.

lunes, 5 de marzo de 2007

From BA to CSS

De viajar, casi lo mejor es la previa. Las listas de cosas indispensables, que finalmente no se consulta. Ese cosquilleo impertinente que a la hora menos pensada da la voz de alerta. Ese mundo abierto y libre, ahí, a sólo unas cuantas horas de vuelo, todo para uno.

Después del aterrizaje, todo es nuevo y apasionante y cada paso es aprender, obervar, reconocer.

Lo malo son las colas de Migraciones, las horas desesperadas en aeropuertos, las despedidas, porque siempre hay una de algún lado (¿por qué siempre hay una?), los pozos de aire, el olor de la comida cuando la recalientan en los microondas.

Este viaje es especial. Y ya empecé a vivirlo.

sábado, 3 de marzo de 2007

De España

Nunca pensé que iba a escribir algo así, pero además de una larga e imposible lista de cosas y humanos que extraño de la península, añoro con frenesí poder equiparme una casa con menos de mil euros y un rollito que mamma mia...

Por favor, lo que extraño Ikea!!!

http://www.ikea.com/

viernes, 2 de marzo de 2007

Año Nuevo

Y abrió el Word porque al final no había mejor impulso. Irrefrenable y malicioso hábito este de escribir. Cuando ese instante se compacta, se hincha, se llena hasta los poros infinitesimales y nada sucede afuera, porque total, para qué?

La taxista que manejaba en año nuevo tenía dos hijas y era una incipiente viuda. Había que mantener a esas dos nenas y ella sabía manejar. Rodaba y sorteaba pozos a diestra y siniestra con el propósito final de correr a casa, tirar el taxi en alguna playa de barrio, y abrazarse a las nenas, ya en sueños perdidas.

Los primeros días de enero son como mordidas de animales salvajes en el alma.

Y de este lado del hemisferio, mucho peor. Y en Buenos Aires, ni qué decirlo. El calor te oprime hasta volverte otro. La "ST" se convierte en tu dato diario vital y poco importa lo que pase al cruzar la calle, sino simplemente que baje unas décimas, la desdichada.

En Europa es distinto. En la sierra madrileña, por ejemplo, el frío corta tus orejas y a la una y vente de la madrugada, hay un tipo que saca al perro. La nieve cae como si tal cosa y una con la cara pegada a la ventana, con esa cara tan rioplantense que ve nevar como si presenciara un milagro.

No ficción

Sin escudos me doy
al espacio blanco que me enfrenta.
No hay doble fondo, ni personajes.
No huele a papel cartón el fondo de margaritas silvestres
pisoteadas por una nena inquieta que salta a la cuerda.

Somos él y yo. Blanco y negro. Espacio y materia.

Las preguntas son las mismas,
ilustradas por la sombra del viento,
¡Oh, tiempo impiadoso!
¡Eterno verdugo de los mortales!

jueves, 1 de marzo de 2007

Y llovía y llovía sobre mi corazón

La tormenta desde adentro (de casa). Se inundó medio país, pero así y todo nada te quita la postal tercermundista de la cabeza. Antes que eso, tenés que sacar el agua del living. Todo es cuestión de prioridades en esta vida. Lo malo es que a la postal no se la puede absorber con un trapo de piso.

Amarillo

El martes podría ser amarillo. También el 6. Y en cambio no lo serían los tigres azules prohijados por Borges.

El borde de algunas figuras, el costado inequívoco de tus pestañas miradas a contraluz. Amarillo es el pasado, pero el de buen sabor de boca, no el tormentoso, ni el nostálgico, que es de un azul profundo.

El sol de los dibujos de los nenes, porque el de arriba es sólo brillo, a veces. Y sólo calor, a veces.
Amarilla es la hora quieta de un domingo de verano, las 3 de la tarde en una calle de arrabal en Buenos Aires.

Los profusos pasadizos que me recorren no son amarillos, pero sí algunos de sus vericuetos. El pedazo de vida que me espera es, por momentos, sospechosamente amarillo.

Tus inquietudes, de puro resplandor, se ven amarillas y radiantes.

Con que eso era todo?

Parece que sí: ya decía yo que crear un blog no debía ser una excusa apropiada para no escribir. Era fácil. Lo primero, ya que no lo segundo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...